3.4.08

El avance de la insignificancia...

αντίσταση

¿Pero como podría funcionar hoy una democracia participativa? ¿Cuáles serían los relevos sociales de un cuestionamiento y de una crítica eficaces? A veces usted cree que evoca una estrategia de esperanza o de paciencia, que esperaría un deterioro acelerado de los partidos políticos. Habría también una estrategia de lo peor, que buscaría el empeoramiento de la situación para salir de la apatía generalizada. Pero también está la estrategia de la urgencia, que iría por delante de lo imprevisible. ¿Cómo y quién instrumentará lo que usted llama "concebir otra cosa, crear otra cosa"?

Usted mismo lo dijo, yo solo no puedo dar respuesta a estas preguntas. Si hay una respuesta, es la gran mayoría del pueblo quien la dará. Por mi parte, compruebo por un lado la inmensidad de tareas y su dificultad, la propagación de la apatía y la privatización en las sociedades contemporáneas, la complejidad horrorosa de los problemas que se presentan a los países ricos y los que se plantean a los países pobres, y asi sucesivamente. Pero también, por otro lado, no podemos decir que las sociedades occidentales han muerto, situándolas del lado de las pérdidas y ganancias de la historia. Todavía no vivimos en la Roma o en la Constantinopla del siglo IV donde la religión nueva había congelado cualquier movimiento, y donde todo estaba en manos del emperador, del papa o del patriarca. Hay signos de resistencia, gente que lucha aquí y allá; en Francia, desde hace diez años se siguen publicando libros importantes. En el correo dirigido a Le Monde, por ejemplo, a menudo se publican cartas que expresan puntos de vista muy sanos y críticos.
Evidentemente, no puedo saber si todo esto es suficiente para invertir la situación. Lo que es seguro, es que los que tienen conciencia de la gravedad de la situación deben hacer todo lo que esté al alcance de la mano -ya sea con la palabra, con lo escrito o simplemente con la actitud en el lugar que ocupan- para que la gente despierte de su letargo contemporáneo y empiece a actuar en el sentido de la libertad.
Cornelius Castoriadis

Ya está todo mas que dicho por él, cualquier cosa que agregue es poca cosa.

Invitados a opinar.

Saludos!

2 comentarios:

Leo luego existo dijo...

Para quien no te conozca o sufra de hipersusceptibilidad, el cierre
que diste a este posteo puede incitar a no opinar, creyendo que si vos, no podes o crees indiscutible esa opinion, de que servira la de otro.
Para mi, que tengo no solo la suerte sino tambien el agrado y un minimo atisbo de tu persona, se lo que queres decir. Es por la inmensa admiracion y por que congenias ampliamente con su pensamiento. Autor que no lei mas alla de lo que tan amablemente me acercaste.

"Lo que es seguro, es que los que tienen conciencia de la gravedad de la situación deben hacer todo lo que esté al alcance de la mano -ya sea con la palabra, con lo escrito o simplemente con la actitud en el lugar que ocupan- para que la gente despierte de su letargo contemporáneo y empiece a actuar en el sentido de la libertad."

Voy a desglosar esta parte sumamente interesante.
conciencia: Creo que este es un factor fundamental. como te escribi en un sms cuando se desato el cacerolazo a Kirchner, unno de los problemas es el nacional-emocionalismo. Tan efimero como cualquier emocion es la implicancia personal en la realidad cotidiana. ¿Hasta cuando nos dura? ¿Sera hasta la ultima novedad del MP6 o el ultimo casi inpronunciable para nuestras Pampas Home Theatre, o la ultima pelicula o pelea que comente Rial?
Asi, los sucesivos conflictos nacionales nos van sucediendo.

La gravedad. todo conflicto nacional es grave, a veces creemos estupidamente que es solo una cuestion de la clase politica, como el caso Porreti. En el pais vivimos todos y todos debieramos tomar aras en el asunto. no solo para dejar acefalo el poder ejecutivo, caceroleando con la simplista intencion de "que se vayan todos" ni uno/a tampoco.
Las soluciones no nos llega por poner o sacar. Nos llega por las acciones cotidianas.
Lo que no cierra en nuestra mente es la gravedad de la realidad nacional. Aqui hay tantas cosas graves que ni 100 posteos (incluso de los mios que son extensos) podria enumerar. Tenemos problemas de raiz, y todavia peleamos con las ramas, cuando no jugamos a los malabaristas con los frutos maduros (cuando no podridos) que se caen de su copa. Un presidente dijo que se la pasaba "apagando incendios", era un bombero. Pero, ¿alguna vez tomaremos conciencia de la gravedad, no de las acciones directas que nos aquejan (cotidiana o esporadicamente), sino de nuestra imprevision, nuestra falta de prevencion y programacion?
REcuerdo que en el mundial de futbol jugado en Japon los periodistas hablaban de la forma que trabajaban el estado. como ejemplo, decian que habian anunciado una suba x de impuestos que impactaria 5 años despues.

"Hacer lo que este al alcance de la mano". PUFF!! ¡¡cuantas cosas podriamos hacer entre todos!! no solo cacerolear. Podriamos no arrojar basura en la calle, preservar y optimizar lo mas que se pueda la integridad de las plazas, veredas, servicios publicos; por nombrar solo una cosa entre tantas que pertencen u ocasionan gastos directos al estado. Y con este cuidado, que redundara en ahorro economico, podria exigirse mayor calidad e inversion en lo que respecta a educacion, salud, y trabajo.

La concientizacion de las personas para despertar del letargo y hacer que "empiece a actuar en el sentido de la libertad."
La libertad en este pais, como en otros esta mal entendida y por eso mal utilizada. Soy libre para opinar como se me antoje, sin importar el grado de violencia implicito. Claro!, siempre y cuando no sea "mi opinion"; si es la de otro la reprimo violentamente, u "odiando" (al estilo D´elia), hasta replicando juridicamente y a conveniencia economica personal.
Que suerte que no necesitamos vivir el episodio waltdinesco de "La cenicienta". Me resisto a seguir o esperar de un principe azul o mesias o simplemente un ogro como Shrek que despierte a Fiona, sea esta mesianica esperanza de indistinta procedencia. Y es esperable que el despertar, el "desletargarse" (por asi decirlo) sea individual.
No existe libertad (si es que existe como tal) sin individualidad. Si el despertar a la libertad viene de la dogmatizacion de los politicos, los religiosos o los pensadores; si es una reaccion y no una accion individual no perdura en el tiempo.
Al cantar de la Bersuit: "La argentinidad al palo.
Lastima que esta ereccion del pueblo no se si nace naturalmente o es producto del Sildenafil (Viagra).
Mis saludos a mi amigo y moderador del blog.

·__ Λακεδαιμων__· dijo...

Estimado Cariati, te lo dije en el sms y te lo digo ahora, tus comentarios superan al posteo.
En este momento estoy pasando por una ambigüedad que me está carcomiendo la psiquis.
Mis pensamientos se dividen. Por un lado siento que la raza humana está condenada a agonizar y que ya no hay vuelta atrás y, por el otro, que siempre hay una luz en el fondo de la habitación.
Este debate interno es producto de lo visto todo el tiempo, si me remito a la realidad (mía, no quiere decir que sea compartida)percibo que el mundo está perdido en tinieblas, corrijo, la humanidad está perdida en tinieblas. Guerras, hambre, individualismo, desigualdad son cosas que se palpan todos los días pero por otra parte siempre veo personas, inclusive en los pequeños detalles, que hacen que el barril de esperanza se llene.
El otro día iba a trabajar y en el colectivo podía percibir las caras largas, infelices, malhumoradas. Era un panorama desalentador hasta que choqué sin querer a un hombre. En vez de mirarme mal y contestarme agresivamente (es lo esperado como mínimo) al ofrecerle disculpas sonrío y me dijo: "Está bien, no te hagas problema". Puede parecer tonto o un gesto mínimo pero lo que quiero decir es que todavía hay gente que rompe con su hábitat cotidiano. No intento prejuzgar a todos los demás, posiblemente sus vidas tengan problemas que amerita ese tipo de actitud, la infelicidad es un virús que la mayoría de nosotros portamos. El hecho es que todavía hay seres distintos, todavía se puede creer, todavía se puede vivir.
Esto es lo que divide mi aura estimado que en filosofía se conoce como contradicción. No se puede ser optimista y pesimista al mismo tiempo
Gracias por pasar!