15.5.08

El Ápeiron...

Ἡράκλειτος ὁ Ἐφέσιος

El sentido de todas las cosas, las conexiones, los nexos que la humanidad posee como especie, desde la particularidad del átomo hasta los fenómenos sociales de gran envergadura; En todo yace un denominador común, el Ápeiron humano.
No va a devenirse como una sustancia, sino como la complejidad misma que el factor humano tiende a representar. En el átomo tenemos fenómenos que pueden ser explicados y esta facultad de poder ser explicados es lo que define, lo que promueve a toda la raza humana.
El campo de explicar desde antaño ha sido relegado a la jurisdicción de la filosofía pero esta misma sabe que no es un terreno exclusivo para sí, la explicación mitólogica ha sabido dar una visión a las cosas e inclusive podemos remitirnos a la época de las cavernas, ellos también explicaban fenómenos.
Por supuesto la filosofía se puede atribuir a la explicación racional mediante la razón, inicio de la cosmovisión occidental de hoy en día. Desde Tales hasta hoy hemos conservado el poder racional como principal estandarte de "progreso", estandarte que se ve un poco descolorido por todos los fenómenos "irracionales" como la guerra, la desigualdad mundial y un sinfín de problemas que imperan en esto que llamamos "tierra".
Todas las ciencias y no-ciencias han aportado su "granito de arena" a la idea de realidad-verdad ya sea de manera externa (fenómenos externos al ser humano en sí) o interna (disciplinas abocadas al análisis del hombre) pero todas pecan de lo mismo, su propio apego a la realidad que los contextualiza. Contamos con un ser humano que explica un fenómeno y a la vez esa explicación es influida por el fenómeno suprahumano del contexto-histórico. Explicamos a "algo" y a la vez somos consecuencia del tiempo en el que vivimos.
El ser humano sin dudas es digno de crédito, digno de complejizar su realidad producto del uso de razón, diferencia fundamental con el resto de los animales. Es aquí en donde radica el concepto de Ápeiron, la complejización racional humana es el elemento que une a todas las cosas. No es un valor peyorativo que le atribuyo a la razón, solo explico que es el motor de toda la contradicción humana. Un perro no se pregunta así mismo sobre el motivo del granizo hace dos días atrás, por lo tanto se puede decir que el Ápeiron es únicamente humano (por lo menos hasta que se pruebe que otra especie tiene la capacidad de abstracción racional). Está en todo ya que el hombre al contactar cualquier cosa en sí, tiende a explicarla o por lo menos a justificar su existencia. Si se tiene contacto con algo nunca visto en la experiencia mental de cualquier individuo este intentará darle algún tipo de explicación. Colón justificó a los nativos americanos comparandolos con los indúes. Esto, a pesar de las críticas es alguna forma de explicación semi-racional.
En pocas palabras el Ápeiron es definible bajo un prisma humano como el sentimiento de necesidad explicativa-exploratoria del cuál es prisionera la misma especie humana. Sin ella, todas las cosas no serían nada porque no seríamos capaces de diferenciar y analizarlas. No estaría escribiendo en la computadora y usted mismo no podría decodificar este sistema de código complejo como es la escritura. En otras palabras, la realidad viva y entendible no existiria tal cuál la conocemos. El Ápeiron es lo que radica en todas ellas desde nuestra propia subjetividad.

Reflexiones Adicionales
El escrito anterior es la prueba viviente de que el contexto hace el hombre. Si analizamos en profundidad los conceptos allí expuestos son las sumatorias de muchas cosas: El término Ápeiron expuesto por Anaximandro y el racionalismo de Descartés y su duda metódica entre otras. El texto no innova, no viene a revolucionar nada, solo es producto de un par de hojas leídas en experiencias pasadas. Cualquiera que haya tomado esos dos autores podría llegar a una concepción parecida o inclusive mejor.
Es esta incapacidad del hombre de éstas epocas de despegarse de la cosmovisión que tenemos hace miles de años la que cava su propia tumba. Obviamente es innegable que cambios hemos sufrido pero esa incapacidad por tener una concepción completamente distinta, no solo aspectos pequeños de un total, es lo que lo ata a su propia destrucción. Hemos desembocado en el egoísmo extremo y en la imposibilidad autoreflexiva, como individuo, como sociedad y especie. Nuestra propia complejidad nos consume y el cambio constante no llega a ningún lugar. Es un cambio ciclico, de parámetros parecidos, que lejos está del concepto mundial de bienestar que podrìamos alcanzar todos de manera simultánea. Es algo dificil puesto que si un trozo de pan se divide en 4 partes, siempre alguno va a desear la parte más grande. Mientras éste paradigma subsista verdaderamente nos acercamos al fin de los tiempos, no apocalipticamente, sino como fin del concepto de humanidad, concepto que todavía está enraizado con el valor "bien". Despegarse es dificil pero no hacerlo es innecesario.
Saca tus propias conclusiones, plásmalas en donde puedas y quieras, vive como desees y tal vez el cambio esté cerca, no el cambio asociado a la política, más bien ese cambio necesario que nos hace falta a todos para poder considerarnos la humanidad "benévola" que creemos ser.

Hasta la próxima!!

2 comentarios:

Leo luego existo dijo...

Voy a estrenar este espacio de comentarios.
El Apeiron es un termino que lo escucho por primera vez y su concepto tambien.
En paralelo, y porque todas las cosas estan subyugadas (segun entiendo de este posteo) a algo que las une, mantiene conectadas, digo que es como el concepto oriental de yin y yan, y el concepto que deriva de "holos": el holismo.
No se si se debe a mi cinismo, o mi eclectisismo, o simplemente a mi exponencial confusion; pero creo que todas la cosas estan unidas y hasta a veces mezcladas. La vida me resulta una mecolanza enorme. Y cuando digo vida me rfiero elemental y casi diria exclusivamente a la humana.
No veo que los animales tengan grandes problemas, o que incognitas existenciales que resolver. Ellos "simplemente" son. No creo que los animales "no tengan" conciencia de su vida, su existencia y por decantacion: "su muerte".
Vivir, respirar, trabajar, abrigarse, reproducirse, aprender, morir es la totalidad de la vida. Muerte y vida son opuestos complementarios, no pueden vivir sin coexistir. Uno sin el otro es como una moneda que habilmente se corta a la mitad: pierde su valor, deja su caracteristica de "moneda de curso legal".
Los animales (y nosotros tambien lo somos) viven dentro de un contexto de distinta indole pero que hacen al todo. El punto es que los animales conviven con su entorno pacificamente. No tienen conflicto. Y eso muy a pesar de que necesiten comer otras formas de vida o especies.
El ser humano ha creado miles de prohibiciones, de dogmas estupidos que solo lograron entorpecer la vida hacer la sofisticadamente mas brutal y perniciosa.
Hasta aqui una parte de mi comentario. Prometo ampliar o responder algun cuetionamiento que pueda surgir.
Estimado Prometeo, lo felicito por el valor tomado en postear estos pensamientos.
Lo felicito por la excelente redaccion.
Y principalmente por el dificil tema. Se que te la jugaste.
cuando posteaste esto me dijiste que llevaba mi estilo. Lo has superado con creces y con ciencia (cosa que a mi me falta aun -por suerte!!!-)
Saludos estimadisimo!!!

LEO, LUEGO EXISTO

·__ Λακεδαιμων__· dijo...

Para ampliar, el Ápeiron es más bien lo que radica en todos. Dios para los catòlicos, la "Pacha Mama" para los incas, la naturaleza para otros. Es lo que radica y une a todas las cosas. Es algo abstracto pero como especie, dentro de nuestra propia subjetividad, damos existencia a las cosas en base a nuestra propia racionalidad. Es un poco de pienso, luego existo (por dios como me hizo reflexionar esa frase) como puse en las reflexiones solo representaria la unión de dos conceptos ya vistos. Motivo por el cuál me gustaría llegar a la conclusión de que somos esclavos de nuestro tiempo, cada hombre es la explicación de una naturaleza contextual global. Los Decartes, los Hume, Los Marx son explicables en base al tiempo en el que vivieron, de ahí radica el motivo de sus ideas. Lo dificil de la época que nos toca vivir es que lo único que parece innovador es la tecnología; autores y pensadores que evolucionen conceptos y modos de pensar, no conozco a ninguno,lamentablemente mi ignorancia es producto de nuestro tiempo. Debe haber filósofos pero ya no están a la moda. Gracias por pasarte estimado Cariati, se lo extrañaba en el blog. La única manera de superarlo estimado, es volver a nacer.
Saludos!!