18.6.08

El granero del mundo...

κρατω

Desde pequeños hemos escuchado que nuestro país en los años 50 fue el granero del mundo. Tal vez se deba a que la Argentina fue neutral durante toda la Segunda Guerra Mundial. Esto le permitió comerciar con ambos bandos y así generar riquezas.
Tras la Guerra, el mundo demandaba materias primas, por sobre todo alimento. Nos han contado que hemos sido el 5to país más próspero de ese entonces.
La situación actual es un tanto distinta, el mundo también demanda alimentos, sin embargo me toca y nos toca ver un país dividido por individualidades y pujas que nada tienen que ver con las revoluciones que pedían a gritos un mundo mejor según la concepción que se defendía (algunas de las más grandes revoluciones tuvieron finales trágicos como la imposición de dictaduras que nada tenían que ver con los valores que se pregonaban).
Veo también la fragilidad de la democracia. ¿Cómo le explico a mis hijos que un país eligió a una presidenta y ahora, seis meses después, muchos piden que se vaya? ¿Es acaso la democracia, un anhelo del pasado? ¿Pueden acaso cien personas en un recinto, representar a 37 millones?
Honestamente no lo sé, lo que se puede saber y en esto comparto con varios: es preferible la peor de las democracias que la mejor de las dictaduras. Pero no por su sistema de representatividad sino porque todos tenemos permitido hablar, a lo sumo te lincharán con un discurso, pero hablar está bien visto y es muy distinto a que te peguen un tiro por hablar, por suerte eso hoy en día está "mal visto", o al menos eso creo y espero.
¿Son acaso las repúblicas, las monarquías del pasado? Como todo sistema, llega algún momento en que este parece obsoleto y otro sistema se alza como renovador o solucionador de errores. Monarquía vs. liberalismo, Dictadura vs. Democracia pero en el presente es democracia vs. ???
A diferencia de las otras crisis, en la que nos toca vivir no hay ningún otro sistema que intente prevalecer por sobre otro, solo existe un cambio de figuras pero la estructura no parece cambiar mucho (no solo la política sino también la interna del pueblo). Luego vienen los reproches, "los políticos son todos corruptos, así no se puede vivir", "siempre ganan los mismos". Pienso yo como ser pensante (creo que lo soy a pesar de que suene cacofónico) ¿El poder no lo da el pueblo? Sí respondieron que sí creo que están en lo correcto. Al menos en base a la definición de la palabra democracia, creo que todavía vivimos en una (mantenemos al voto como institución).
¿Qué nos depara como pueblo? Veo la corrupción en la clase política pero ¿De dónde sale la clase política? ¿Caen de los árboles? ¿Los trae la cigüeña? No! emergen del pueblo.
Lo que más me duele vivir es que no se discute un modelo de país o una identidad idelogíca. Se discute un interés y lo malo que tiene el interés es que cuando se obtiene, el individuo vuelve a la pasividad y el ciclo se vuelve a repetir.

El granero del mundo, un engaño más de nuestro ego. A nivel potencial puede ser, la realidad nos muestra otras cosas. Espero no haber herido susceptibilidades, espero poder convocar al menos en una persona, con una me conformo, a la autoreflexión como sociedad. Pueden estar en desacuerdo con lo que digo pero sepan, pase lo que pase, que el comentario que dejen será completamente leido y respondido. Si me he equivocado será una ganancia, no una perdida. Esto es algo que nos falta sociedad, la actitud constructiva. No lo digo para auto-halagarme sino porque realmente lo creo, sino no escribiría, bien o mal, no importa, no lo escribiría.

Sin más me despido, como siempre invitados a opinar.

Ah y casi me olvido, a pesar de que parezca irónico

Feliz día de la bandera para todos!

5 comentarios:

Leo luego existo dijo...

Democracia. Palabra usada a conveniencia.
Institución, institucionalidad, otra más que engrosa el acervo lingüístico de nuestros representantes actuales.
Consenso: Prrrr!! Que escalofrió que le da esta palabra a este gobierno.
Si hay algo por lo que fallan nuestras instituciones y sus símbolos es porque todo esto es fruto del ser humano. Una maquinaria cuasi perfecta desde el punto de vista biológico/animal. Pero desde la función social “le queda muy grande la camiseta” (perdónenme, por favor, la introducción de un termino futbolístico).
La democracia es deficiente, las instituciones también.
Los gobiernos jamás pueden conformar absolutamente. Así es que podemos ver gente que al preguntarle por cual fue el mejor presidente o gobierno (muchas veces son sinónimos), las respuestas pueden ir desde Illia, Alfonsín, Perón, Frondizi, Menem, De la Rua, Irigoyen, etc.
Pero escuchando o leyendo los discursos de estos últimos tiempos, y también las conversaciones sueltas del ciudadano medio (por no decir común), podremos notar que casi todos (por no decir todos) coinciden que este es “el momento” ideal para el desarrollo de nuestro país. Avizoramos en el futuro inmediato que esta es una nueva oportunidad para entrar en la tan ansiada “era de oro”.
Pero el desarrollo de un país no es solo económico. Que tengamos un “ex” presidente con estrabismo no quiere decir que debamos ser todos bizcos. El desarrollo económico no es central para una sociedad más justa y equitativa. La economía siempre tiene sus fallas, y el dinero muchas veces trae más problemas en este sentido. La acumulación de dinero, por medios honestos o deshonestos, es siempre un factor de choque. La pelea por quitárselo a quien lo trabaja honestamente, dentro del marco de la legalidad, bajo el sistema económico capitalista es, no solo una burda y neurótica contradicción, sino también una injusticia intolerable.
El desarrollo de una sociedad es principalmente humano, de encontrar el dogma que nos haga ver como un cuerpo y no como una parte de el que no lo necesita. El desarrollo de una sociedad debiera corresponder a ese reconocimiento de lo que somos y lo que podemos trabajar para mejorar.
Pero el problema, y las religiones han sabido demostrarlo muy bien aunque no pueden ser una cura, es que el ser humano necesita como todo ente biológico subsistir no solo a costa de otras especies o cosas, sino también a costa de otros de la misma especie. EL ser humano se auto explota como genero.
La democracia es una forma de lo más concienzuda y racionalizada, para decir que es el que mas poder acumula el que gobierna. Democracia es el poder de la mayoría, de los que mayoritariamente hayan consensuado por y con un mismo fin.
El ser humano es condicionado, todas sus acciones tienen ese tinte.
La democracia es el mal menor y debemos seguir utilizándola como medio para organizar nuestras sociedades. Justamente por lo que antes cite: jamás habrá un consenso absoluto.
La democracia es frágil por ser un dogma humano. Explicándoles a los chicos que las fallas de cualquier sistema esta en que son ordenados como tal (sistematizados) por seres humanos. Es el inicio para ayudar a entender la convivencia, la “coparticipación” en el bien social; y que nadie debe prevalecer por egolatría o tozudez, sino que sea el bien común y el desapego a los propios intereses lo que predomine en nuestro accionar.
El pueblo al otorgar el poder, como es lógico, este ya no le pertenece. EL punto es que debemos hacer entender a nuestros gobernantes que no le estamos dando el poder, que no pueden hacer lo que quieren, demostrarles que deben rendir cuentas en el día a día, y no solo cuando “Dios y la Patria se los demande”. Pero, ¿queremos coparticipar en mejorar nuestras vidas y con esto, cual conjunto sin fisuras, para lograr el bien común?
Pero la historia, y esto ya lo he compartido en mi blog, nos muestra que siempre el ser humano busco “Mesías”, sean estos políticos, religiosos, filosóficos, en la salud e integridad física (como en la cantidad de dietas o aparatos que consumimos de los programas tipo ¡¡llame ya!!).
Buscamos alguien que nos ponga claro lo que pasa, pero no queremos tomarnos el trabajo de poner clara las cosas nosotros mismos. Claro, este accionar nos favorece (solo en el corto plazo) de tomar compromiso diario por lograr el “bien común” de la sociedad, descomprime del peso de la responsabilidad, y tenemos así a quién echarle la culpa. Asi es, como dijo el grandioso Tato Bores: “La culpa (siempre) es del otro”.
Creo que la democracia debe ser enteramente participativa.
Democracia es el gobierno del pueblo. Esto no significa que el gobierno del pueblo sea solo para colocar un papel en las urnas. Claro, así cualquiera queda libre de culpa y cargo.
Me quedo con mas cosas para decir. Excedí, ya, la longitud del posteo y esto debiera ser solo un comentario.

·__ Λακεδαιμων__· dijo...

Estimado, lo único que excede tu comentario es mi capacidad intelectual. Sin dudas tus comentarios están a la altura o sobrepasan mis posteos, ni hablar directamente de tus posteos.
Veremos lo que dictan los acontecimientos!!

Saludos!!

EMO dijo...

Hoy escuché algo interesante que dijo Juan Pablo Varsky (si si de un periodista deportivo). Dijo que establecer discursivamente a una causa "en defensa de la democracia" es peligroso porque abre las puertas para que suceda cualquier cosa.
Creo que lo que hay es un conflicto de intereses ligados a la constitución de poderes (políticos de uno y económicos del otro).

La democracia es un deber de todos para que funcione. No es una máquina que funciona en piloto automático. Pero nosotros como pobladores nos hemos olvidado e ignorado su funcionamiento, y hemos permitidos que otros se aprovechen de esos huecos para gobernar con ambición de poder y perpetrarse allí como lo hace cualquier parásito.

Ayer fui a pegar un vistazo a la plaza del congreso. Recorrí todas las carpas para ver que sucedía. Yo creía que iba a encontrar un montón de gente debatiendo ideas, debatiendo proyectos de ley, en asambleas constantes. Sólo vi mucho aparato de propaganda política
y un toro inflable... y enfrente el Congreso que parece tan fuera de contexto.

Clarisa dijo...

en las fiestas patrias de la secundaria (y debo decir que en la primaria tmb) siempre era escolta o abanderada...un dia entendí que las banderas estaban manchadas con sangre y tome la invitacion por escrito que siempre redactaba el director de la escuela y le dije que no aceptaba ser abanderada. Me miro con ojos desorbitados (jajajajajajajajajjaajajjajajaj) y me dijo ¿Saulo? por que?? yo le comuniqué mi conclusion (y hay que tener en cuenta que era un colegio privado laico pero super nacionalista) me miró con cara de orto y no me dijo nada mas. La secretaria del director, una vieja que espero este mueerta, me regañó dentro del aula (como si mereciera ser escuchada por el resto de la clase) pero se fue con las manos vacias y (encima) ofendida ajajajajajajjajjjajajajajajajjajajajajjajajajajajajajjaajjaaj...desde ese momento creo que las banderas estan llenas de sangre, pero lo peor es el autoritarismo arbitrario, el maniqueismo sin argumentos que tantas veces se ve en la escuela...eso me hierrrrrve la sangre....no lo soporto!!

·__ Λακεδαιμων__· dijo...

Emo tu critica es mas que correcta y vemos que todas las opiniones sobre el sistema democrático se asemejan.

Clari, la injusticia duele pero tampoco para desear la muerte jaja. Se que tu carácter te hace decir cosas apresuradas. También deberíamos rever la eduación que recibimos, ¿por qué no conformar paralelamente una propia y autodidacta? Amplio tema a debatir.

Gracias a ambos por sus comentarios!