10.9.08

Adagio...

Ἔρως

La noche está esplendida. Buscas un poco de diversión en companía de tus amigos. El calor es agobiante. Vas a buscar algo para beber y de repente el lugar sucumbe ante su única estrella. Sólo puedes dejarte cautivar por sus hermosos y cálidos ojos claros. Ya es tarde, te encuentras atraído, hipnotizado, no quieres perderla de vista. Ella mira de reojo de una manera inocente, ingenua. Intenta disimular el temor dulce que la domina. Sin querer sonríe. Puedes ver lo puro, lo perfecto. Crees que puedes apreciarla hasta el final de los tiempos En tu mente la necesidad de acercarte un poco más te invade. ¿Será un espejismo? De repente estás a dos pasos, uno.
En el trayecto, millones de palabras se crean en tu mente. ¿Cuáles debes decir? ¿Que postura debes utilizar? ¿Como tienes que actuar? Sólo respira hondo, tranquilizate, sonríe, mirala directo a los ojos y di:

Hola...

No hay comentarios: