4.9.08

Poseidón...

Ποσειδῶν

Era el momento de sentir la arena entre los dedos de los pies y así poder sentir como el contacto con la naturaleza se hace completo. La brisa de mar acaricia mi rostro y mi cuerpo se transmuta, se entremezcla con el paisaje. En vez de pisar levito, en vez de obvservar descubro. Son las puertas del continente, la salida a mar abierto. La vista se pierde en los confines, se puede apreciar la forma desidibujada de un barco. El mar tiene la capacidad de hacer parecer cosas enormes como ínfimas, pequeñas, insignificantes.Y son las olas, la suave música del correr de las olas, la melodía sublime para cualquier mortal que ose con entregarse a lo embriagador, a lo único.
Lo mejor del mar es el silencio del hombre, cuando el bullicio abominable creado por el hombre le cede el espacio al apasionante sonido marino, mi existencia parece estar más cerca del cielo. El reino de Zeús se funde con el del Dios Océano, Helios se esconde y da lugar al cielo estrellado, uno de los retratos mas bellos de la obra de Dios. Una lágrima recorre la silueta de mi rostro. El tiempo- espacio se inclina ante Poseidón.


2 comentarios:

EMO dijo...

Ahhh bueno... si el mar inspira tanto para escribir... ya estoy sacando los pasajes!

·· Προμηθεύς ·· dijo...

Andá sacándolos, igualmente un poco de locura ayuda para la inspiración jaja.