27.2.09

Con los pies en la tierra...

Pachamama

Y el ser humano dejó de contactarse con la madre tierra. Se empezó a cortar el pelo y a vestirse. Cortó su conexiòn con la tierra y se puso zapatos. Dejó de sentir esa unión, sus terminaciones nerviosas en los pies se endurecieron. No sintió más las vibraciones de la tierra, ni el frio o el calor, nunca más. Y con sus pies y zapatos también se endureció su corazón. Y eso no fue suficiente, debia endurecerse aún más. Luego se talaron los bosques y los árboles, sólo dejaron un puñado de ellos. Y apareció el cemento, aún mas duro que los zapatos. Y su corazón se endurecía más y más, por lo que no fue suficiente el cemento. Vinieron los edificios, el hombre necesitaba aislarse de la tierra. ¿Que mejor manera que vivir en los cielos? Y el hombre se convirtió en ermitaño, viviendo en una comunidad llena de desconocidos. Comenzó a mirar desde arriba a la madre tierra. La miraba aireoso y soberbio, como quién mira a un mueble viejo o desgastado.
Pero de repente el hombre lo notó. Se dio cuenta de la dureza de su corazón, se dio cuenta de la infinidad de extraños que lo rodeaban. Se dio cuenta de que le había soltado la mano a su esencia misma, a lo que verdaderamente lo protegía.
Pero como dije era demasiado tarde. Torbellinos y huracanes destrozaron a los edificios, mojaron sus zapatos. Tempestades obligaron al hombre a ocultarse en cuevas, sin zapatos y con los pies en la tierra. Recordò como cazar, a cosechar guiandose por las estrellas, a oler la lluvia próxima. Empezó a escribir sus proezas en las paredes. A recitar una súplica de perdón cada vez que mataba a un animal. Sus sentidos se agudizaron, necesitaba readaptarse para cazar y sentir. Recomenzaron las fogatas, el hombre sonreía. El calor que emanaba del fuego lo hacía sentir a gusto, protegido.
Y el hombre se fue a dormir, recordaba su vida pasada de celulares y computadoras. Recordaba al microondas y a los autobuses, las facilidades de su anterior vida. Una lágrima corría a través de la mejilla del hombre. Un llanto de descarga. Lloró desconsoladamente como quién llora cuando confiesa algo que lo atormenta. Pero al llorar tambén sonreía, se sentía liberado. El hombre, no acostumbraba a gozar de esa libertad incómoda. Gustoso podía decir por primera vez en su vida, que tenía los pies en la tierra.

FIN

4 comentarios:

Hestia dijo...

El deterioro del hombre viene acompañado del deterioro de la naturalezay esto recièn empieza , el hombre busca superarse permanentemente buscando los placeres en lo material sin darse cuenta que puede ser mas feliz sentandose en un parque comunicandose con la naturaleza en vez de con un juego de pc que lo hace evadir la realidad.

- - Σπάρτα - - dijo...

Coincido Hestia.

Gracias por pasar!

Leo Luego Existo dijo...

Querido!! Que buen post!!...
...y cuanto coincido con vos en todo lo que contas.
Es como que puedo sentir que esto es lo que se avecina. Pero pasaran por lo menos 50 años para que suceda que el ser humano se de cuenta que es parte de la naturaleza. Creo que ya te lo he dicho antes o lo escribi en un post, pero lo vuelvo a decir: el ser humano esta tan separado de la naturaleza que al hablar en calve ecologista dice "cuidemos la naturaleza", olvidando que el mismo es naturaleza.
Oh! que tragedia sera cuando los huracanes vuelen nuestras casas, los terremotos derriben nuestras grandes construcciones y los tsunamis mojen nuestros zapatos. Tan gran destrozo sera lo que nos hara mirar al pasado y darnos cuenta de lo importante que es cuidar lso recursos naturales. Sera tarde!!!
Y si!!, estaremos perdidos por no saber guiarnos sin esos aparatitos electronicos (tan eficientes) que no "cantan la justa" de donde estamos, de cual es el clima exacto. Cuanto demoraremos en restablecer nuestros instintos animales?
Ahi nos daremos cuenta de que somos animales humanizados, domesticados por leyes, normas, convenciones, cultura.
Que gloria sera volver a sentirnos vivos, sentir esas mas intimas fibras de nuestro ser, esa pureza que se tilda de paradisiaca!!!
"y dios creo al hombre a su imagen y semejanza" y los primeros hombres adoraban a la naturaleza como su diso: animales, el sol y las otras estrellas, la luna y planetas, los frutos de los arboles, el viento...
LOS HOMBRES ADORABAN A LA DIOSA NATURALEZA... ¿eran tontos? no, simplemente no estaban neurotizados por historias, se sentian, se sabian hijos de la tierra... de la Pachamama!!

Saludos estimadisimo!!

Adrian!!

- - Σπάρτα - - dijo...

Estimado gracias por pasar. Un saludete desde el fondo de la neurotización humana!