16.9.09

Los hijos del Caos...

Χάος

"Desconfío de la incomunicabilidad; es la fuente de toda violencia".

Jean Paul Sartre

Cuando uno comienza a leer los libros de historia en la mente empiezan a crearse distintas proyecciones. Se crean paulatinamente la vida de esos hombres. Como eran sus costumbres, los estilos de vida, que hacían para divertirse, cuales eran sus objetivos de vida, sus preocupaciones.
Es muy dificil despegarse de lo que es uno. Es como si se tuviera un traje que no se pudiera sacar, casi parece una prisión. Recién cuando uno se fascina por ver como vivieron los otros, intenta abstraerse y realmente cierra los ojos, se puede dar una minúscula idea de como eran los hombres de antes.

¿Como se vivía en la época de la construcción de las pirámides? ¿En la sociedad francesa del siglo XVIΙ? ¿En la Unión Soviética?

Todo lo que se lee, ve y oye lo atraviesa a uno. Lo moldea como si fuera barro. ¿Qué sale de eso? Precisamente nosotros mismos. ¿Que somos nosotros mismos? Probablemente no lo sepamos siquiera nosotros y si lo supieramos se haría bastante complicado transmitirlo por medio del lenguaje.
Cuando leo los libros de historia, hay algo que me llama curiosamente la atención. En la mayoría de las épocas siempre me da la sensación de que la vida se desarrolla en un incesante conflicto, ya sea interno o externo. Si el hombre no estaba preocupado por las invasiones bárbaras o las guerras entre naciones, lo hace "la insoportable levedad del ser" o como ganar un sueldo para vivir.

¿Somos seres caóticos? ¿O acaso es una impresión únicamente de esta época?

La época es simplemente una calificación del hombre sobre un determinado momento cronológico. ¿Los hombres modernistas se llamaban a sí mismos modernistas? ¿Nosotros como nos llamámos? ¿Cómo nos llamarán los hombres en el futuro? o mejor dicho, ¿Cómo nombrarán a este espacio cronológico?

"Ninguna época ha sabido tantas y tan diversas cosas del hombre como la nuestra. Pero en verdad, nunca se ha sabido menos qué es el hombre".

Martin Heidegger

No hay comentarios: