15.11.10

Immanuel Kant: La ética Kantiana...



A medida que uno se pone a razonar como operan los mecanismos morales de una sociedad, uno no puede dejar de lado a Immanuel Kant.
Siendo uno de los más reconocidos pensadores del mundo occidental, arroja ciertos contenidos que explican de una manera exacta ciertos mecanismos de la moral actual.
A continuación, de una manera muy breve , se expondrán ciertas formulaciones que componen al corpus teórico de Kant.

La ética formal
Propone que mediante un criterio meramente formal se puede definir si una acción es moralmente buena o mala.
Para que un criterio pueda ser bueno, debe poder universalizarse, es decir que una acción pueda ser aplicada a todos.


El imperativo categórico
Estos criterios moralmente buenos y universales son categóricos puesto que no dejan lugar a dudas, una acción es buena o es mala, independientemente del contexto en que se accione. Por ello la ley del sujeto viene desde adentro. Posiblemente en la moral interior se apoya "el rigorismo kantiano".

"El rigorismo Kantiano"
El deber debe hacerse, pero no porque nos vaya a favorecer sino porque es lo correcto. El bien no necesariamente nos da felicidad, pero igualmente se debe accionar de una manera benévola, aunque eso perjudique a alguien cercano, o a la misma persona que realiza la acción.

Y uno piensa en los tiempos de hoy. Me viene a la mente "K-Pax: El visitante" protagonizada por Kevin Spacey. El personaje en un determinado momento le dice al psiquiatra que lo analiza:

"Cada ser vivo en el universo sabe lo que está bien o está mal".

Si bien no es tan fácil catalogar las acciones buenas de las malas, si podemos definir los extremos de lo moral, lo blanco y lo negro. Es en este tipo de casos en donde nuestra sociedad entra en contacto con la ética Kantiana.

Ejemplo
Ceder el asiento en un colectivo a una señora mayor es lo correcto por hacer. Tanto el que lo hace como el que no lo hace tiene en cuenta eso. El que lo hace probablemente sabe que es menos cómodo viajar parado y sin embargo lo hace, lo tiene internalizado y obra inclusive en su contra porque es lo que indica el deber.
Por otra parte el que no lo cede decide priorizarse a sí mismo, viaja más cómodo pero igualmente sabe que su modo de obrar no es correcta, independientemente del engaño. "Hacerse el dormido" para no dar cuenta de la situación legitima esta idea puesto que necesita del engaño para justificar su modo de accionar. Esto demuestra que sabe que su modo de obrar es incorrecto.

Existen otras cuestiones que quedan a debate. Por ejemplo si la ley viene desde adentro o es adquirido por el contacto social; o si una acción en sí misma, separada de su contexto, puede ser universalmente catalogada como moralmente buena o mala.
Pero de lo que pero no podemos dudar es que Kant ha marcado (y lo sigue haciendo) a la moral humana en muchos de sus niveles.

Si tienen alguna corrección, o pueden explicar de una manera más clara lo que se mostró en este posteo, pueden hacerlo sin dudar, puesto que muchas veces "explicar a Kant" en pocos párrafos no siempre es "explicar a Kant".

Hasta la próxima.

*Música de fondo: "El Holandés errante" de Richard Wagner.

2 comentarios:

la. romantique dijo...

Adoro a Kant! Lo leo desde que me he inmiscuido en ña filosofía...Y encima con Wagner de fondo...
Soy Nazarena, la prima de Marce. Un saludo! HAce mucho que no me pasaba.

=:: ελπίδα ::= dijo...

Como le va tanto tiempo?? Este espacio recibe a sus visitantes con gusto, pase cuando quiera.

Saludos