19.3.11

El Capital...


"El dinero, que ha hecho morir a tantos cuerpos, hace morir todos los días a miles de almas"

Giovanni Papini

Desde que cada hombre tiene uso razón aprende los usos y costumbres del Capital. Sabe que ese papel impreso de moneda es la llave y todo lo demás está vedado en una puerta invisible e incorpórea. Por supuesto que esta puerta no es barrera para el bombardeo continúo de los mensajes publicitarios. En la sociedad en la que vivimos lo que prima es la necesidad, y necesidad entendida como la que posee un adicto a su droga, de adquirir productos. Estos productos, salvo algunos como muestras gratis o alguno de distribución libre, están celosamente condicionados por la cantidad de papeles que uno posee. Pero los productos mencionados no son sólo artículos de belleza, celulares o autos, el Capital no impera solo allí. El agua, el alimento y hasta los medicamentos y tratamientos médicos, cuestiones prácticas de supervivencia, también se arrodillan a los caprichos de este. La salud es un negocio perfecto porque en situaciones terminales uno no puede prescindir del producto.
Calamidades como guerras, hambrunas y enfermedades se han librado a lo largo de toda la historia de la raza humana. La mayoría de ellas por no decir todas, se han librado por cuestiones económicas. Muchos hombres han perecido y tantos otros han quedado arruinados por el dinero. Un invento humano que en un principio sirvió como adelanto tecnológico para sustituir al obsoleto trueque, hoy en día es el principal motivo de conflicto y disputas a lo largo del globo.

"No estimes el dinero en más ni menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo"
Alejandro Dumas

Así como el trueque en otros tiempos, el sistema monetario de nuestro tiempo ha quedado obsoleto, tan obsoleto que el dinero también es un bien en sí mismo. La especulación financiera consiste en crear dinero sin la necesidad de estar condicionado a un valor productivo.
La moneda fue creada cuando los recursos productivos reales eran escasos y contados. Hoy, con la ayuda de la tecnología, todas las necesidades que poseemos como especie pueden ser suplidas. Pero así como todo lo nombrado, la tecnología y la ciencia son impulsadas por dinero. La energía nuclear y los combustibles fósiles no son ni por asomo los métodos energéticos más eficaces, sino los más baratos.
El Capital genera contradicciones en nosotros que no pueden existir si lo que queremos es progresar como especie. Lo curioso de esta situación embarazosa y avergonzante es lo aferrados que estamos a este obsoleto sistema. La gente promedio ni siquiera piensa en otro tipo de sistema más equitativo, como por ejemplo la Economía basada en Recursos propuesta por Jacque Fresco, y cuando lo hace, siempre surge la idea de que cambiarlo es una utopía.

"Más vale malo conocido que bueno por conocer"
Viejo Refrán

Esta misma gente es la que padece día a día los males del sistema monetario. La quinta parte más rica de Norteamérica, Europa Occidental y Asia Oriental generan las tres cuartas partes de la producción mundial y el 80% del valor del comercio mundial (Robert B. Reich). Los pobres son cada vez más pobres y los ricos son cada vez más ricos. Pero no estamos hablando de países, sino de personas.
Las personas son los principales responsables de haber llegado a este estatus-quo imperante. Sin humanos no hay economía y sin un grueso importante de personas que no puedan pensar en otro tipo de sistema no hay cambio. Por lo tanto la idea de que no se puede derribar esta institución como se han derribado tantas otras, es errónea.
No se está proponiendo un Comunismo ni un Anarquismo, esos sistemas también han perecido y mostraron ser ineficaces. Lo que se propone es el hecho de meditar si la economía capitalista es el único camino posible, y si no lo es, ahondar en la idea de que un mundo mejor es posible y terminar de una vez por todas con esta distopía reinante, reto principal que ha tenido la humanidad desde antaño.

"Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos".
Martin Luther King

No hay comentarios: