12.3.11

Mañana viene hoy...

Las palabras están de más. Hechos como los que vivimos hoy en día lo dejan a uno callado. Lo llamativo de todo es que nos recuerda lo insignificante que somos. Una pequeña partícula de carne en el inmenso globo, y ni siquiera un punto a la lejanía en el vasto universo. La preocupación de como nos vestimos o de cuanto dinero vamos a ganar, no significa absolutamente nada comparado con lo que pasó en Japón. Indetenible e irrevocable, lo acontecido me hace preguntar por qué somos tan estúpidos a veces (perdón por el sincericidio).

¿De qué cosas nos preocupamos? ¿En qué gastamos nuestra energía y tiempo? ¿Cómo individuos? ¿Cómo humanidad?
En muchos noticieros acoplaron junto al desastre, el impacto económico que van a tener las bolsas. Nada más contrastante que eso. Por un lado la vida real y por el otro lo ficticio, lo creado.

¿Cómo es que todo el sistema económico que levantamos nos sigue retrasando tanto? Y, lo que es peor, ¿por qué todavía no lo tiramos abajo? ¿Porque es el único sistema que tenemos? No sé, probablemente es el único que conocemos.

En fin, la catástrofe trae muerte y la muerte parece que viene mañana pero para algunos, mañana viene hoy.

Hasta la próxima......

No hay comentarios: