29.5.11

Aftermath...

Los eventos que se continúan sucediendo a lo largo de todo el globo nos muestran una era de caos extremo, pero no porque tiempos anteriores carecieran de éste, sino porque hoy en día está todo semióticamente más conectado que nunca. Las imágenes de la guerra civil en Libia se suceden a las de las protestas de los "indignados" en Europa. La velocidad de llegada del tiempo de información ha disminuido exponencialmente en los últimos 60 años.
Esta vorágine informativa afecta la imagen mental del hombre, creando un mundo reinado por el conflicto. Es cuestión de tiempo para que ese ser "conectado" tome al toro por las astas y, de hecho, es más fácil tomarlo.
Casi sin saberlo, el ser de hoy en día posee eficaces herramientas para comunicarse y organizarse. En el mediano anonimato de un foro por internet el cibernauta encuentra voces afines, capaces de unirse y accionar por el logro común.
Momentos anteriores de nuestra historia mostraban un primer mundo seguro, con niveles de vida elevados y un tercer mundo en crisis. Eso hoy ha cambiado, las crisis azotaron en los corazones de los países más desarrollados (por lo menos económicamente) dejando un vacío en las mentes de las personas. Si esto ocurre en donde teóricamente están los modelos a seguir mundiales, entonces ¿Lo estamos haciendo bien?
El sistema político- financiero actual, incompatible entre ellos e incompatible con el bienestar de la gente está en crisis. Los pueblos difícilmente se ven representados por sus gobernantes, por lo menos en su mayor proporción. Curiosamente los pueblos son los que mantienen este sistema en donde pocas manos manejan los destinos de los demás.

¿El gobernante electo es el mejor capacitado?
No, sólo el más hábil. Dirigir los destinos de un país nada tiene que ver con capacidad intelectual para resolver problemas y en el caso que tuviera, la lucha interna entre los distintos actores como gobiernos, empresas y grupos es muy grande como para hacerlo.

¿Las empresas piensan en sus clientes?
No, sólo en el dinero que obtienen de ellos. Hoy en día la rentabilidad es lo primero, muy por arriba de la ética.

¿La gente piensa en los demás?
En rasgos generales, vemos un individualismo desproporcionado y necesidad de consumo exagerado. Estas dos características proporcionan el terreno fértil para las características de los gobernantes y de las empresas. A un pueblo desunido es más facil domesticarlo. Además, los gobiernos y las empresas son conformados por individuos.

Existen distintas características en cada nación y persona que habita el planeta tierra. Todo está relacionado con todo y a veces un simple análisis necesita la voz de distintos campos. Este posteo apunta a prender la curiosidad del lector con los eventos pasajeros y venideros.

¿Hacia adónde vamos los seres humanos?

Será cuestión de esperar y ver

"Hay dos cosas infinitas; El Universo y la Estupidez Humana. Y del universo no estoy seguro".
Albert Einstein

No hay comentarios: