10.6.11

Kratos...

Y así, a través de Caronte, el pobre mortal que aún estaba vivo comenzó su misión. Ya le había pagado para que el barquero lo cruce hacia el Hades.
El hombre comenzó a caminar por las muertas hierbas, rodeado de almas en pena con aspecto nauseabundo.
Caminó y caminó hasta que finalmente encontró lo que había venido a buscar. Alzó su cabeza y gritó:
_"¡Hey! Tú, Clístenes Alcmeónida, preséntate ante mí, ¡te lo exijo!". Un espectro cabizbajo y errante levantó la cabeza y se dirigió hacia el mortal. ¿Quién osa molestar el alma en pena de Clístenes de Atenas?
_El hombre contestó: "Sólo un simple servidor".
_¿Qué es lo que quieres? preguntó el espectro.
_Simplemente ando buscando respuestas. En el mundo, los hombres sufren grandes penurias y el imperio más grande de la tierra funciona a base de una creación tuya. Necesito saber como encontrar la paz y prosperidad de los hombres.
_El espectro sonrió y replicó: Muchacho los sistemas no manejan al hombre, los hombres manejan sistemas y esclavizan a otros hombres. Hasta tanto la raza humana no deje atrás viejos vicios tu necesidad no será satisfecha.
_El hombre preocupado y en un ataque de rabia infirió: ¡Pero como puede ser que tú, el creador de la democracia, no puedas ayudarme!
_El viejo Clístenes, lo miró fijo a los ojos y contestó: Si todo el mundo de los mortales no puede ayudarse a sí mismo, ¿por qué habrá de hacerlo un viejo muerto?

El espectro se desvaneció y el hombre volvió hacia el camino por el que había venido...

FIN

No hay comentarios: