8.1.12

Trotamundos: Despidiéndome de Grecia...

Estos días pasaron volando, tanto que ya no me fui y comienzo a extrañarla. Atenas me enamoró usando trucos de niña adolescente. Rústica e histórica, imponente y sencilla, tan exótica que combina elementos de oriente y occidente. Voy a añorar el fervoroso gusto del Frappé o los gyros (más comunmente conocido como shawarma en argentina) tan deliciosos y gustosos. Voy a añorar contemplar el Partenón que ilumina la ciudad de noche o los templos antiguos que se funden con la civilización moderna. Voy a extrañar sus calles pequeñas, sus aromas, sus modos de sentir la vida, tan argento en algún punto.
Me despido de la tierra de los dioses con una sensación de un hasta luego más que de un adiós. Estoy seguro que volveré. ¿Las circunstancias del retorno?
Eso se lo dejo a los dioses y al sabio destino para que me guíe en el reencuentro con esta ciudad que tanto añoré por conocer.
El camino continúa y las luces de la ciudad se apagan. Una sensación de angustia invade mi pecho. Recorrer otros caminos, conocer otros lugares, como si después de ser abandonado saliera corriendo a los brazos de otra mujer. Eso es dejar Atenas.
Hasta pronto!

No hay comentarios: