1.1.12

Trotamundos: Madrid - Fin de año...

Martín nos pasó a buscar y juntos nos encaminamos a la Puerta del Sol. El ambiente festivo se sentía en el aire y la cantidad de gente en las calles iba aumentando a medida que nos acercábamos a destino.
Si en un principio los diferentes acentos me llamaron la atención, debo decir que me quedé pasmado cuando empecé a escuchar voces en idioma coreano, brasilero, alemán, ruso, francés, italiano o chino.Sabía que fin de año en la puerta del sol era una tradiciónpero no tan multicultural.

Teníamos hambre así que entramos a un bar y comimos unas tapas con unas cervezas. Con 12 euros tomamos y comimos medido, ni mucho ni poco.
Es impresionante, y esto ya lo notamos en la calle, el rol del alcohol en la despedida del año. Gente tambaleándose de aquí para allá, caras hinchadas y rosadas, y balbuceos perdidos se repetían en el lugar, sin importar nacionalidad.
La espera de los 00 hs. fue tan uniforme y los cánticos, y gritos tan monofónicos que se nos pasó por completo el detalle de que el nuevo año había llegado ya que no divisábamos el tradicional reloj que lo indicaba.
Esperábamos un grito ensordecedor y gente abrazándose con desconocidos pero eso nunca pasó.
Con un sentimiento agridulce buscamos un bar para tomar algo. La búsqueda se hizo difícil ya que la gente se dispersaba hacia puntos fugaces.
Algunos se volvían al hotel, otros se dirigían hacia los boliches. Finalmente nos quedamos charlando en una plaza e intercambiando opiniones sobre lo acontecido.
Después de un rato, Martín se fue a su hostel que quedaba cerca de donde estábamos y nosotros retornamos a la pensión.
Eran las 1:30 y estábamos cansados. Caímos pesadamente en la cama y nos dormimos rápidamente.

No hay comentarios: