29.2.12

Trotamundos: París - Día 1

Nos subimos al tren que salía rumbo a París. Un empleado muy amable nos indicó cuales eran nuestras cabinas para dormir. Al principio nos sentíamos muy tranquilos y alegres porque casi nadie había subido y el tren ya había arrancado. Recordamos que un argentino nos comentó a la pasada en Venecia que había viajado desde París muy cómodo porque casi nadie hacía ese tramo. La situación se complicó cuando el mismo empleado nos indicó que en Milán se llenaba el coche entero. Y así fue. En Milán poco a poco fueron llegando nuestros
compañeros de "cuarto".
La cabina
constaba de dos asientos laterales que luego se adaptaban para dar lugar a tres cuchetas de cada lado. Como ya estábamos acomodados mucho no me molestó. Yo elegí la cama superior izquierda. Mi novia se puso bastante nerviosa porque cada tanto entraban viajeros consultando números de cama y lo cierto es que no todos tenían cara de buenos amigos (sin ofender). Una vez que el tren siguió su marcha, al cabo de un par de horas me dormí.

A la mañana siguiente llegamos a la estación Gare de Lyon. Nos dirigimos a la estación de metro para acercarnos a nuestro hotel. Como no sabíamos la zona donde deberíamos dirigirnos le consultamos a la empleada del metro. Lo que descubríriamos a continuación, salvo contados casos excepcionales, es la mala predisposición que tiene el parisino, sobre todo para contestarle a alguien que no habla francés. De una muy mala gana me indico que debíamos bajarnos en la estación La muette. En ese entonces, mi instinto porteño de supervivencia se despertó ya que al verificar las direcciones que había chequeado al intentar ubicar el hotel previamente no coincidían con lo informado.

Siguiendo mis instintos nos dirigimos a la estación Place de Clichy, en Montmartre. Continuando con las comparaciones de los medios de transporte de las ciudades visitadas, el metro de París está a nivel del madrileño en cuanto a utilidad pero lo cierto es que las instaciones están un poco descuidadas y tiene demasiadas escaleras que complican al turista que viene pesado con valijas.
Salimos de la estación y nos pusimos a corroborar direcciones. Cuando estábamos a punto de caminar, no muy seguro de la elección, una amable parisina (una de las excepciones) nos brindó su ayuda. En un principio nos quiso derivar donde la empleada del metro lo había hecho en una primera instancia, pero como la predisposición de la mujer lo permitía, le hice notar que los planos de la reserva coincidían con la zona donde estábamos. Y así fue, la amable señora nos indicó que la siguieramos y nos acompaño unas cuadras hasta la calle Darset donde se situaba el hotel.
Llegamos a la habitación y como de costumbre durante todo el viaje dejamos las cosas y nos pusimos a recorrer la ciudad. La primer parada fue la estación de Gare de Nord. Nuestro objetivo era averiguar la manera de, o bien dirigirnos a Bruselas o bien volver a España si el tren no estaba contemplado en nuestro pase (Venecia nos puso en estado de alerta). En la estación nos indicaron que no había conexiones directas a Madrid. A España, lo único directo era Barcelona y debíamos abonar una reserva de 78 euros per capita. Con respecto a Amsterdam, la reserva bajaba a 38 euros. Poco a poco el sueño idealizado de Europa y sus grandes conexiones de tren comenzaba a desmoronarse.
Nos fuimos de la estación con un sabor amargo y sin decidir que hacer. Tragando los sinsabores por las reducidas opciones que se nos presentaban continuamos recorriendo la ciudad. Después de un largo rato decidimos volver al hotel temprano para descansar ya que los días de travesía contínua y el viaje de la noche anterior hacían que el cuerpo nos pese.
Nuestro primer día en París había terminado con más amarguras que satisfacciones pero lo cierto es que estábamos en una de las ciudades más influyentes del mundo. La esperanza de mejora de nuestra estadía en la ciudad del amor se mantenía prendida como una llama en la oscuridad de la noche.

5 comentarios:

LMQ dijo...

Si me permitís, suena a "perro en cancha de bochas" (¡qué quede claro que amo a los perros!), pero a su vez tiene un tomo super emocionante...

LMQ dijo...

fe de erratas: léase "tono".

**--- Έρμῆς ---** dijo...

¿Cómo estás Lili? La verdad París es algo ambiguo. La gente por un lado y la ciudad por el otro. Sin embargo uno no puede dejar de querer visitarla.

Un beso grande!!

LMQ dijo...

Un par de años atrás, te hubiera dicho que París en particular y Francia en general no me interesaban para nada. Pero ahora que estoy estudiando francés, son referencias obligadas. De todas formas, para practicar el idioma, me quedan Canadá, Suiza, Argelia, Camerún, Costa de Marfil, etc., jajaja.

**--- Έρμῆς ---** dijo...

Te recomiendo a la Britania Francesa según gente que me encontré. El mismo país pero hiperamables.

Saludos!!