1.1.12

Trotamundos: Toledo...

Martín nos pasó a buscar a las 11:20 hs. Debido al traqueteo del día anterior, estábamos completamente dormidos cuando llegó. Nos cambiamos rápido y salimos.
Habíamos hablado el día anterior de visitar Toledo. Me habían comentado que era una ciudad digna de ver. Mientras desayunábamos les preguntamos a unos policías la manera más rápida de llegar durante un día feriado (1 de enero). La sugerencia fue el tren.
Terminamos de desayunar y nos dirigimos a la estación de Atocha. Sólo una palabra: Monumental. Letreros bien señalizados, la organización de atención impecable y la limpieza extremadamente pulcra. Unas vegetaciones que le daban decoración al lugar camuflaban al lugar como si fuera una especie de zoológico.
Nos acercamos a la ventanilla y pagamos los billetes. 20 euros por cabeza ida y vuelta. El pensamiento de que una excursión a la ciudad salía el doble nos reconfortaba el bolsillo. Llegamos corriendo al vagón que nos correspondía. El tren es digno de lo que se comenta. Ni un ruido, todo muy ordenado y muy moderno. En media hora llegamos a la estación de Toledo.
Ya la estación nos daba la pauta de lo que nuestros ojos estaban por ver. Columnas por todos lados, colores ocres, y estilo mudejar. Ya a metros en la salida de la estación se podía apreciar
las características de la ciudad.
Toledo está construida sobre ua colina, en partes (por lo menos se conservan en la actualidad) amurallada y llenos de portales y pequeñas calles de las que algunas se entrecruzan, tanto en subida como en bajada, y otras sencillamente terminan en un callejón sin salida. Tiene grandes edificaciones entre las que se destacan el Alcázar y la iglesia de Santo Tomé entre otras.
La ciudad fue recorrida a pie (tener en cuenta que era feriado y muchos lugares se encontraban cerrados) en 4 horas aproximadamente y pudimos recorrer la mayoría de ella.
Si están en Madrid y les gusta la cultura medieval y la arquitectura primeramente musulmana no dejen de visitar ésta ciudad. Se me acaban las palabras y no entiendo mucho de arquitectura pero los sentimientos que despierta esta ciudad son increíbles.
Eso sí vengan con ganas de caminar porque la mayoría del trayecto es en subida y uno termina bastante cansado.

A continuación les dejo algunas fotos:



No hay comentarios: